El Museo Tiflológico de la ONCE dedica una exposición al músico ciego Rafael Rodríguez Albert

El Museo Tiflológico de la ONCE dedica una exposición al músico ciego Rafael Rodríguez Albert

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

El Museo Tiflológico de la ONCE de Madrid dedica una exposición a la vida y obra del músico ciego Rafael Rodríguez Albert, que puede visitarse desde este mismo jueves hasta el 10 de diciembre.

El horario de visita es de martes a viernes de 10 a 15 y de 16 a 19 horas. Ya los sábados, de 10 a 14, y los domingos, lunes y festivos está cerrado.

La muestra fue inaugurada ayer por Ana Díaz Alonso, consejera general de la ONCE, y María José Sánchez Lorenzo, coordinadora del Museo Tiflológico de la ONCE, tras una conferencia impartida por el musicólogo Pedro López de la Osa.

Les acompañaron Beatriz Rodríguez, hija de Rafael Rodríguez Albert, y Mireia Rodríguez, guía del Museo Tiflológico. Tras la inauguración, los asistentes disfrutaron de la música ofrecida por la cantante lírica Rosa Moreno y el pianista Yulian, ambos afiliados a la ONCE.

Esta exposición se realiza en colaboración con la Universidad de Alicante y está comisariada por el Catedrático de Historia Contemporánea de dicha institución, José Miguel Santacreu.

Se trata de una muestra retrospectiva de la vida del compositor alicantino, formada por seis paneles, diseñados por la Universidad de Alicante, así como por partituras y objetos que recrean su ambiente de trabajo. Incluye también un retrato de Rafael Rodríguez Albert realizado por José Manaut Viglietti, perteneciente a los fondos de la Biblioteca Nacional de España.

La exposición recoge su amplia trayectoria, marcada por su formación y presencia en diversas ciudades, tales como su Alicante natal, Valencia, Granada y Madrid. Gracias a ellas, consolidó un estilo propio, influido por personalidades a las que conoció y le animaron y apoyaron en su carrera como compositor, docente y pianista.

Quizás también te interese:  El Cermi saluda la aprobación en el Senado de la ley de trasposición de directivas de la UE en materia de accesibilidad

SU OBRA

La temprana ceguera de Rafael Rodríguez Albert nunca supuso una barrera en su desempeño musical. Su trabajo fue reconocido en numerosas ocasiones con prestigiosos galardones como el Premio Nacional de Música, obtenido en 1952 y 1961, y otros como el Premio Nacional de Composición ‘Manuel de Falla’ en 1977.

Fue profesor en el Colegio Nacional de Ciegos y contribuyó al desarrollo de la escritura Braille para música. Asimismo, desempeñó diferentes cargos en la ONCE.

Su padre le inició en el estudio de la música. Con 12 años, escribió su primera obra musical. Viajó varias veces a París, donde conoció a Poulenc, Milhaud y Maurice Ravel. Recibió consejos de Manuel de Falla.

Rodríguez Albert perteneció a la generación musical del 27. Junto a Federico García Lorca trabajó en una ópera de cámara titulada ‘Inquietud’, que se perdió en la guerra. Fue amigo de Ramón Gómez de la Serna, al que acompañó en la visita al Huerto del Cura, en 1933; y para el dramaturgo Antonio Buero Vallejo musicó la canción ‘La pastora Corina’, de su ‘Concierto de San Ovidio’, en 1962.

En su amplia obra cultivó diversos géneros, desde la música sinfónica a la de cámara, pasando por el teatro musical, coros, bandas, piano y guitarra. gran parte de su obra posee una estética mediterránea de ambiente luminoso. Se implicó en las vanguardias de la época y participó en la evolución que la música experimentó en España.

EL MUSEO

El Museo Tiflológico es un espacio accesible a todos los públicos, donde se emplean, como canales de entrada de la información, el tacto y el oído, junto al tradicional de la vista. En sus salas se muestran cuatro colecciones: la de maquetas de monumentos arquitectónicos, la de obras de artistas con discapacidad visual grave, la de material tiflológico y la de libros en braille y otros sistemas de escritura anteriores a la creación de la ONCE.

Quizás también te interese:  Madrid pone fin el Año Santo Jubilar de San Isidro

Se inauguró el 14 de diciembre de 1992 y es un espacio concebido para que sus visitantes puedan ver y tocar las piezas expuestas, aunque lo que realmente lo hace original y único es el hecho de ser un museo que nace por decisión de sus usuarios y diseñado por estos a la medida de sus necesidades.

En él se exhibe el patrimonio cultural de la ONCE y se desarrollan los programas de exposiciones temporales de obras de artistas ciegos y de extensión museística a través de la exposición itinerante de sus fondos. El objetivo es promocionar y satisfacer las necesidades culturales de las personas con discapacidad visual grave, así como servir de escaparate a los esfuerzos de integración y normalización perseguidos por la ONCE.