Un final positivo: técnica para combatir las pesadillas

Un final positivo: técnica para combatir las pesadillas

DPA – Las pesadillas frecuentes son un problema. Hacen que uno se despierte en medio de la noche y pueden llevar a que se tenga directamente miedo de dormirse.

Sin embargo, hay un método para comenzar a dominarlas. La idea es lograr que la pesadilla “tenga un final positivo”, dice el investigador alemán del sueño Michael Schredl.

La idea que subyace es que la mayoría de las pesadillas se terminan cuando uno se despierta, señala el profesor germano. Es decir que nunca se cierran y, como consecuencia, se repiten de una u otra forma. La técnica consiste, según Schredl, en recordar la pesadilla de día y tratar de reflexionar sobre ella.

Como ejemplo, cita la típica pesadilla en la que se huye de alguien. De acuerdo con el especialista, el razonamiento sería más o menos así: “Ok, si escapo, sé que no es una buena estrategia. Porque la otra persona corre detrás de mí. Al menos hasta que me despierto”.

Por eso, sugiere pensar en el sueño de esta manera: “Me doy vuelta. Idealmente con dos o tres hombres fuertes detrás de mí. Y luego pregunto a quien me persigue: ‘¿Qué quieres de mí?'”.

Es decir, la idea es pensar en otra estrategia porque, a través del sueño, se aprendió que huir no es una buena solución. La recomendación, de acuerdo con el experto en sueño, es repetir esta estrategia para un sueño determinado durante dos semanas una vez al día, por cinco minutos.

“Así se fija la idea. Y los sueños que siguen se verán modificados”, explica. Según dice, en el caso de algunas personas esto funciona relativamente rápido. En el mejor de los casos, las pesadillas desaparecen hasta por completo.

Schredl es director científico del laboratorio de sueño del Instituto Central de Salud Mental en la ciudad alemana de Mannheim. De acuerdo con los datos que maneja, alrededor del cinco por ciento de las personas tiene pesadillas frecuentes, es decir, al menos una vez por semana.

El experto afirma que en el caso de estas personas, es conveniente un tratamiento. Durante el mismo se puede emplear, entre otros, el método descrito para “torcer” los sueños.

Como ejemplos típicos de pesadillas menciona las secuencias en las que se es perseguido, en las que se cae al vacío, se está paralizado o se muere una persona cercana.