Médicos sin Fronteras reclama la «llegada urgente» de ayuda internacional a Siria

Médicos sin Fronteras reclama la «llegada urgente» de ayuda internacional a Siria

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

Médicos sin Fronteras (MSF) destacó este miércoles que las necesidades sobre el terreno «siguen siendo enormes» en Siria tras los terremotos que golpearon este país y Turquía, por lo que solicitó un «despliegue masivo y urgente» de ayuda internacional a suelo sirio.

Lo hizo en un comunicado en el que, recogiendo datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cifró en 48 los centros médicos que han sido dañados o destruidos por los seísmos, lo que ha reducido la capacidad del sistema sanitario sirio, que «ya era deficiente por la reducción de fondos humanitarios y el limitado apoyo que había recibido en los últimos años».

En ese sentido, Samih Kaddour, director del hospital Aqrabat, especializado en cirugía ortopédica y reconstructiva, explicó que «recibimos a 800 personas en urgencia sen los últimos días, 250 de las cuales necesitaban tratamiento quirúrgico; incluso este último fin de semana siguieron llegando heridos», un balance que pone de manifiesto que «todos los hospitales están desbordados, incluido el nuestro».

MSF explicó que en el noroeste de Siria viven alrededor de cuatro millones de personas, de los cuales 2,8 millones «se encontraban ya en situación de desplazamiento forzado». Tras el temblor, 11.000 familias más han perdido sus casas.

Esta región de Siria «ya se enfrentaba a una situación humanitaria desesperada debido a los muchos años de guerra, la pandemia y, más recientemente, un brote de cólera», resumió Médicos sin Fronteras, que añadió que «debido a las bajas temperaturas, la prioridad inmediata es prestar asistencia a las personas que carecen de refugio y proporcionarles alimentos, mantas, ropa, material de calefacción, ‘kits’ de higiene y asistencia médica».

Quizás también te interese:  La estación Madrid Puerta de Atocha acoge la exposición 'Empoderadas, mujeres del comercio justo'

También denunció «falta de combustible, de electricidad y de agua, así como de un saneamiento adecuado». En cuanto a las necesidades sanitarias, citó donaciones de sangre e insumos médicos, incluidos ‘kits’ quirúrgicos», y clínicas móviles para que la población pueda acceder a la atención médica sin tener que desplazarse.

Por último, alertó de que el terremoto «puede agravar el estado de las patologías crónicas» en materia de salud mental y «propiciar la aparición de otro tipo de trastornos».