Recuperada la escultura de un toro íbero que apareció en un campo de Córdoba en los años noventa

Recuperada la escultura de un toro íbero que apareció en un campo de Córdoba en los años noventa

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

La Policía Nacional ha recuperado la escultura de un toro íbero, datada entre los siglos IV y V A.C., que estaba desaparecida desde su hallazgo en un campo de Córdoba en los años noventa.

Según informó la Policía este lunes, la pieza fue localizada en un museo perteneciente a una fundación privada de Tarragona.

Tras una laboriosa investigación se logró identificar a la persona responsable del expolio y el lugar en que se produjo, tratándose de un vecino de una localidad de la provincia de Córdoba.

La investigación comenzó en 2020 cuando los investigadores localizaron, en un museo privado de la provincia de Tarragona, una escultura de origen íbero que representaba a un toro. Esta escultura se encontraba íntegra y restaurada, pero llamó la atención de los investigadores que estaba claramente formada por dos bloques de piedra.

DELITO PRESCRITO

Desde hace mucho tiempo, los agentes realizaban gestiones dirigidas a la localización y recuperación de dos bloques de piedra que formaban parte de la escultura de un toro íbero. De ellos existían referencias en un artículo académico del año 2004 publicado por un prestigioso arqueólogo, así como una reseña en un blog de una persona afincada en Córdoba.

Por esta razón, los investigadores contactaron con estas dos personas quienes pusieron de manifiesto en su declaración que pudieron ver los dos fragmentos al poco tiempo de su aparición en el campo, hecho que había sucedido cuando una persona llevaba a cabo labores agrícolas al final de la década de los noventa.

Tras varias pesquisas se logró identificar a la persona responsable del expolio, tratándose de un vecino de una localidad de la provincia de Córdoba. En su declaración como testigo, puesto que el delito ya habría prescrito, reconoció que, en los años noventa, cuando se encontraba realizando tareas agrícolas en terrenos del cortijo en el que trabajaba, encontró dos bloques de una misma escultura que representaba un toro.

Quizás también te interese:  España arde un 22% menos por incendios hasta febrero

Según esta persona, la noticia del hallazgo se propagó rápidamente siendo bastantes las personas que, desde diferentes puntos de la geografía española, se interesaron por su adquisición, vendiéndola finalmente a un ciudadano procedente de Barcelona.