Motivos para añadir a tu dieta edulcorantes naturales

Motivos para añadir a tu dieta edulcorantes naturales

A la subida del colesterol, el riesgo de generar una diabetes y de hacer que el peso no sea el adecuado se suma también el componente de riesgo cardiovascular.

Todo esto ha hecho que, quienes están preocupados en cuidar su bienestar y salud, descarten el azúcar procesada para dar el salto hacia edulcorantes que permiten que la alimentación tenga ese sabor dulce pero que son naturales.

Los edulcorantes naturales están siendo el gran descubrimiento para muchos usuarios. El hecho de que existan opciones acaloricas como la Stevia, una planta que es capaz de solucionar el sabor de platos dulces o de la taumatina africana, considerada el edulcorante más potente del mundo ha permitido no tener que renunciar a recetas de repostería, por ejemplo, pero sabiendo que el perjuicio a la salud es inexistente” explican desde Herbolarioagave.com

No obstante, uno de los edulcorantes naturales que más tirón tiene es la miel. Cosechada en nuestro país, donde se consiguen opciones naturales y sin aditivos de gran calidad, es uno de los recursos que mejor se adaptan además a recetas de dulces tradicionales y también importadas ya que en la cultura árabe es un ingrediente muy valorado y usado en su recetario.

La ventaja de este tipo de opción pasa por, además de evitar el consumo de azúcar blanca procesada, los beneficios que se consiguen al ser naturales y que se centran, sobre todo, en las vitaminas y propiedades ya que, al provenir de plantas, tienen algunas efectos antiinflamatorios, antioxidantes o incluso mejoran la digestión y el sistema inmune.

A estos se unen dos que empiezan a entrar en las despensas de muchos: el sirope de ágave, cuyo índice glucémico es perfecto para quienes buscan no incrementar el azúcar de su dieta, y el azúcar de coco, cuyo componente principal es el agua.

Todos estos edulcorantes naturales permiten disfrutar del sabor sin riesgo y adaptarse a cualquier dieta y condición. Son el aliado perfecto de quienes se cuidan, de deportistas y, cómo no, de las nuevas formas de entender la alimentación infantil.